El barrio de San Bruno en Xalapa, es una publicación que pongo a su disposición a partir del mes de Septiembre del 2012, con la intención de dar a conocer la riqueza social, cultural e histórica que el barrio de San Bruno brinda no sólo a la Ciudad de Xalapa, sino a todo el estado de Veracruz..
Mención aparte merece la extinta Fábrica de San Bruno, donde se dieron toda una serie de hechos sociales, en los que hoy por hoy constituyen nuestro máximo legado histórico que dieron nuestros obreros textiles; por pocos conocida y ocultada por los intereses trastocados.

miércoles, 9 de octubre de 2013

Un sindicato hermano : Panaderos de la Ciudad de Xalapa.



 Ignacio Lara Hernández
 




El sindicato de Panaderos creado  el 12 de mayo de 1921, narra en su libro “Pequeña Biografía del grandioso sindicato de obreros panaderos de la ciudad de Jalapa Enriquez Veracruz”; los terribles sucesos del día 28 de agosto de  1924 : 

     Pero en 1924, el 28 de agosto entra en la mañana en la congregación de San Bruno una partida  de bandoleros su jefe un tal  Franzoni y asesina a otro compañero panadero Fidencio Ocaña que había ido a  entregar pan.
Y de la fábrica de hilados y tejidos son llevados al monte como prisioneros los compañeros que estaban en sus trabajos tratándolos con toda saña de crueldad haciéndolos cargar lo robado a la factoría. Sus nombres :
Honorio Rodríguez
Francisco Moreno
José María Hernández
Ignacio Viveros
Isidoro Avendaño
Armando Ramírez
Ezequiel Alatriste
Isauro Sánchez
Alberto Calderón
Compañeros que no debían nada, su delito por lo que se les asesinó fue el ser miembros de un sindicato y luchar en el trabajo para llevar un pedazo de pan para sus hogares para sus hijos, para sus padres y sus esposas. Este era su delito, por lo  cual sus asesinos los hicieron cavar en el monte su propia fosa para luego al pie de ella asesinarlos; dolor, dolor,  que conmovió a todo el mundo a todo México, a todas las organizaciones de trabajadores y campesinos y llenó de luto a todos sus hogares. Se estremece el hombre y se cega el alma contemplando en la imaginación  tanto dolor, tanto sacrificio de los mártires, en su calvario de cavar su propia fosa pensando en el dolor de tantos, pensando en tanto sacrificio, pensando en tantos hogares sin pan y pensando que los mártires  piden se les haga justicia, sí justicia. Porque  ni Jesucristo,  siendo hijo de Dios  tuvo este calvario que tuvieron nuestros mártires de los sicarios capitalistas. Que su muerte  espantosa en el  presente sea vida y gloria en el futuro, porque,  esa carne con derecho que escala el monte y burlará el ansia salvaje del sicario, subirá a la cumbre y ensanchará nuevos horizontes porque así aparecerán muchos hombres en vez de cruces.
Por eso vemos como año con año, el grandioso sindicato de obreros revolucionarios textiles de la fábrica de San Bruno,  une sus gritos de protesta  el 28 de agosto en contra de  los viles asesinos sicarios a sueldo del capitalista industrial (San bruno siempre ha sido  el faro luminoso, el baluarte de todas las organizaciones revolucionarias de la región de Xalapa), en donde se  estrella el odio del enemigo que pagaba para que se asesinara a los trabajadores más revolucionarios. Que se distinguían  en la lucha por romper las cadenas de la esclavitud, Loor Eterno a los Mártires de Xalapa, que su muerte espantosa en el  presente sea vida y gloria en el futuro.
Para acabar y perseguir a estos asesinos, tuvieron que tomar las armas todos los obreros textiles de San Bruno, los obreros panaderos, obreros de la fábrica el Dique, obreros de la fábrica de  la Probidad, obreros del sindicato de zapateros, de la cual ofrendó su vida el compañero Mauro Pale, que fue blanco de los asesinos debido a su cuerpo que era corpulento. Al frente de estos compañeros iba la Guardia Civil del Estado. Y así fue como se puso término a los facinerosos  asesinos de obreros, que no debían ningún delito más que de ser organizados para defender sus derechos que habían ganado en la Revolución, y así fue como con el esfuerzo de todos estos compañeros y con las armas en las manos se pudo acabar con estos asesinos restableciendo la calma y la tranquilidad en el Estado.
  




Nuestro agradecimiento al Sr. Martín Rafael Fortis, Secretario General del Sindicato de Panaderos de la Ciudad de Xalapa, por facilitarnos la fotografía y el libro  para este artículo. En la memoria histórica del Sindicato de Panaderos,  quedó grabado para siempre  que  su organización se formó gracias a la ayuda  que en su momento les proporcionó  el sindicato textilero de San Bruno, en su lucha por lograr la organización de la clase proletaria de la región de Xalapa.





Bibliografía :
Pequeña Biografía del grandioso sindicato de obreros panaderos de la ciudad de Jalapa Enriquez Veracruz.  Año 1971 , pag. 5 y 6

2 comentarios:

  1. Aparte de las loas, se supone que a los facinerosos les dieron cuello los obreros que ahí se mencionan. De cazados a perseguidores. Y se desprende una acusación en contra de la administración de la fábrica, tal parece que hubieran sido los dueños los que orquestaron este "estate quieto". Pero por lo visto no consiguieron mucho, bueno sí, "agitar el avispero".

    ResponderEliminar