El barrio de San Bruno en Xalapa, es una publicación que pongo a su disposición a partir del mes de Septiembre del 2012, con la intención de dar a conocer la riqueza social, cultural e histórica que el barrio de San Bruno brinda no sólo a la Ciudad de Xalapa, sino a todo el estado de Veracruz..
Mención aparte merece la extinta Fábrica de San Bruno, donde se dieron toda una serie de hechos sociales, en los que hoy por hoy constituyen nuestro máximo legado histórico que dieron nuestros obreros textiles; por pocos conocida y ocultada por los intereses trastocados.

domingo, 3 de mayo de 2015

Historias inéditas del “Barrio de la Luz”.

Ignacio Lara Hernández

Barrio de la Luz , Xalapa, Veracruz. Aquí empieza Xalapa. Portada de la Revista Oriente (9 de diciembre de 1997).
¡Si señores! A mi padre el gobierno le pagó con prenda y le dieron un pedazo de tierra en el ejido Macuiltépec. No era para menos, pues para eso se había metido en la revolución. Por eso es que nací en Xalapa. Para 1936 mi padre compró un terreno en la Col. Ferrer Guardia. Aquí nací y aquí he vivido desde siempre. Ya de niño me tocó vivir la historia de  “San Bruno”, del “Barrio de la Luz” y del "Colar" (Col. Tamborrel).

No podían faltar en esta abominable historia las palabras de Don Marino Hernández Díaz, quien a sus 79 años de vida, da su propia  versión de los últimos días  del pistolerismo en el "Barrio de la Luz" en la década de los 50´s del siglo pasado  -…ese día no hubo entendimiento; así que la sangre hirvió, avivada por el vino que ya corría en las venas de Lucio Martínez; sólo faltaba el pretexto.-

Xalapa, Veracruz. Biblioteca "Juan de la Luz Enríquez" en el "Barrio de la Luz". 
La historia  cuenta  como Prisciliano y Crisóforo Acosta (padre e hijo) venían de la cacería, pues traían a los perros sueltos, como si éstos todavía siguieran a su presa. Para entonces, el temible Lucio continuaba echándose  unas copas en aquel terrible lugar y así su gente lo acompañaba adulando sus tropelías. Repentinamente y como cosa del demonio, entra un perro a la cantina y coqueteando  al destino éste se va sobre la pierna de Lucio. Ya todo empezaba a escribirse.

"El perro muerde a Martínez. Prisciliano y Crisóforo venían de cacería. No hubo entendimiento. Lucio saca su pistola y le da muerte al animal, así que se arma la balacera. El chofer de Lucio dispara contra los Acosta. Crisóforo cae muerto y Prisciliano mata a Martínez. Lo sé porque así me lo platicó mi compadre Isidro Velásquez que vivía en el “Barrio de la Luz” por aquellos días".


Lucio y Candelario Martínez Vásquez.
Para cuando las palabras salen sobrando  y las excusas son lo que menos importa, los hombres que eran muy hombres solucionaban todo a balazos. La historia de aquella matanza la cuentan sólo los más viejos del barrio. A los bisabuelos les tocó todavía más. Y es que contaron historias que hoy nos suenan de película, pero que asombran hasta los más incrédulos. Nadie puede imaginarse la presencia del General Antonio López de Santa Anna en la Hacienda del Molino de Pedreguera, aquí en San Bruno;  o al General Juan Enríquez saliendo de la casita  de una mujer muy ladina que vivió por aquellos días en el Barrio de la “LUZ”. Y es que según contaron los  bisabuelos, al general  así le gustaba que le  llamaran; sin “de la Luz”. Tal vez por eso así aparece el nombre en su tumba, aunque al Barrio, lo “de la Luz”; se le quedó para siempre.





1 comentario:

  1. es bueno saber que hay historias donde se menciona Lucio Martínez, la historia está un poco tergiversada,a decir del propio hermano de Lucio, créditos a quien aportó la fotografía

    ResponderEliminar